Capítulo 5. El Principito (Con ilustraciones) Antoine de Saint-Exupéry.

Capítulo 5. El Principito (Con ilustraciones)  Antoine de Saint-Exupéry.


Capítulo 5
Cada día aprendía algo nuevo sobre el planeta; sobre su partida, sobre el viaje. Lo iba sabiendo poco a poco, al azar de las
reflexiones. Y fue así como al tercer día, conocí el
drama de los baobabs. Esta vez fue también gracias al cordero,
ya que el principito, asaltado por una grave duda, me preguntó de repente:
“¿Es verdad que los corderos se comen los arbustos”
“Sí. Es cierto.” “¡Ah! ¡Qué contento estoy!” Yo no comprendí qué importancia tenía para
él que los corderos comieran arbustos. Pero el principito añadió:
“Entonces, ¿también se comen los baobabs?” Le hice notar al principito que los baobabs
no son arbustos, sino árboles gigantescos del tamaño de las iglesias y que, aunque
llevase con él una manada de elefantes, esa manada no podría terminar con un solo baobab. La idea de la manada de elefantes hizo reír
al principito: “Habría que ponerlos unos encima de otros…”
Y añadió sensatamente: “Pero los baobabs, antes de hacerse grandes,
comienzan por ser pequeños.” “¡Exacto! Pero, ¿por qué quieres que tus corderos
se coman a los baobabs pequeños?” Y me respondió “Está claro” como si
tratara de algo evidente. Me costó un gran esfuerzo comprender cuál
era el problema. En efecto, en el planeta del principito había,
como en todos los planetas, buenas y malas hierbas. Y, en consecuencia, de buenas semillas, buenas
hierbas y de malas semillas, hierbas malas. Ahora bien: las semillas son invisibles. Duermen en el interior de la tierra hasta
que a una de ellas se le ocurre despertar. Entonces se estira y crece tímidamente hacia
el sol, mediante una ramita inofensiva. Pero si se trata de una ramita de rábano
o de rosal, se le puede dejar crecer a su antojo; mas si se trata de una rama dañina,
hay que arrancarla en cuanto se la reconoce. En el planeta del principito existían semillas
terribles… Eran las semillas de los baobabs. El suelo del planeta estaba infestado de ellos. Y si se deja crecer un baobab, resulta demasiado
difícil desarraigarlo. Obstruye todo el planeta. Lo perfora con sus raíces. Si el planeta es demasiado pequeño y los
baobabs numerosos, lo hacen estallar. “Se trata de una cuestión de disciplina”
Me decía más tarde el principito. “Cuando uno termina su aseo matinal hay
que ocuparse de limpiar con esmero el planeta. Es necesario arrancar las pequeñas plantas
de los baobabs, las cuales hay que saber distinguir de las de los rosales, ya que se parecen mucho
cuando son pequeñas. Es un trabajo fácil, pero fastidioso.” Un día me aconsejó que me dedicara a trabajar
en un buen dibujo para metérselo bien en la cabeza a los niños de mi planeta. “Pues si llegaran un día a viajar, el dibujo
les sería útil. En ocasiones no implica peligro alguno el
aplazar un quehacer. Pero tratándose de baobabs, siempre provocan
una catástrofe. Conozco un planeta habitado por un perezoso. Habría descuidado tres arbustos…” Y bajo las indicaciones del principito dibujé
el planeta. No me gusta adoptar la actitud de un moralista. Pero el peligro de los baobabs es conocido
por muy pocos, y los riesgos que corren los que se pierden en un asteroide son tan considerables
que, por una sola vez, doy al olvido mis reservas y les digo: “¡Niños, cuidado con los baobabs!” Para advertir a mis amigos de un peligro que
los acecha desde hace tiempo, al igual que a mí mismo, me he puesto a trabajar con ardor
desconocido en este dibujo. La lección que daba valía la pena. Posiblemente ustedes preguntarán: ¿por qué
no hay en este libro otros dibujos tan majestuosos como el de los baobabs? La respuesta es bien simple: lo he intentado,
pero no uve éxito. Cuando dibujé los baobabs, me animaba el
sentimiento de la urgencia

12 Replies to “Capítulo 5. El Principito (Con ilustraciones) Antoine de Saint-Exupéry.”

  1. Gracias, "El Principito" es uno de mis libros favoritos. Espero el IV capitulo, tienes una muy linda voz, y una lectura muy hermosa.

    😃

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *